Nuevas Entradas

Aprendizaje Basado en Proyectos: tres problemas comunes y sus soluciones

Compartir

Foto: Grupoflippedclass CC BY-SA 4.0

En un aprendizaje basado en proyectos (ABP), los estudiantes participan activamente en la toma de decisiones, gestionan con confianza la responsabilidad compartida de su equipo y desarrollan productos y actuaciones de calidad. Muchos docentes logran este éxito, mientras que otros encuentran dificultades. Cuando un ABP no logra los resultados esperados, un profesor, especialmente si es la primera vez que lo aplica encontrara una o varias dificultades.

Afortunadamente, abordar tales problemas y mejorar las experiencias del ABP para crear experiencias más profundas y gratificantes en los estudiantes es posible.

PROBLEMAS EN LA DINÁMICA DEL GRUPO

El ABP es una gran estructura para promover la práctica de la colaboración dentro de los equipos. Esta actividad bien hecha, fomentara el trabajo grupal y guiara a los miembros del equipo para ayudarse mutuamente a comprender el contenido y abordar tareas complejas que generaran un conocimiento profundo de los conceptos principales.

Los problemas surgen cuando solo algunos estudiantes hacen la mayor parte del trabajo. Al final el equipo no trabaja colaborativamente como uno esperaba. A veces esto sucede porque uno o más estudiantes se niegan a hacer el trabajo. Otras veces sucede porque uno o dos miembros no quieren que otros participen, por temor a que su calificación se vea afectada por las habilidades mediocres o altas de sus compañeros.

Solución: haga que todas las tareas evaluadas sean tareas individuales; no otorgue ninguna calificación para el trabajo grupal. Eliminar la calificación de la ecuación les permitirá a los estudiantes concentrarse en el trabajo sin preocuparse de que los esfuerzos de los compañeros puedan afectar sus calificaciones, y alentara a todos a participar. Los grupos trabajaran juntos para recopilar datos y completar tareas con el fin de desarrollar la comprensión a través del apoyo mutuo. Los estudiantes tomaran los resultados del trabajo colaborativo para completar evaluaciones individuales. Finalmente, cada estudiante deberá mostrar lo que sabe y lo que no sabe.

Tres estrategias para ayudar a los estudiantes a trabajar juntos de manera efectiva:

  • Establecer pautas que incluyan roles y responsabilidades.
  • Proporcione criterios y listas de verificación (cotejo) para cada rol.
  • Refuerce constantemente a los estudiantes sobre cómo colaborar.

Otra razón para no tener calificaciones grupales es eliminar las notas falsas. Con las evaluaciones grupales, los estudiantes que hacen poco trabajo o que no participaron pueden obtener una calificación más alta con respecto a su rendimiento real. Tal incremento oculta brechas en el verdadero aprendizaje de los estudiantes. El profesor carece de datos precisos para ayudar al estudiante a crecer, creando problemas posteriores de competencias progresivamente complejas que los estudiantes deberían tener, pero sin embargo carecen de ellas a falta de conocimientos básicos. Y los alumnos que realizan un trabajo de alta calidad pueden obtener una valoración baja debido al trabajo realizado por otros miembros del equipo, lo que lleva al maestro a valorar los trabajos inequitativamente. 

FALTA DE COMPROMISO ESTUDIANTIL

La falta de aceptación de los estudiantes puede ocurrir cuando un proyecto se comporta como una planificación de unidad tradicional. Una pista común son los tipos y el propósito de los productos asignados. Los productos presentados en clase o publicados en las paredes de la escuela son un buen comienzo, sin embargo, los ABPs pueden ser mucho más valiosos para los estudiantes cuando desarrollan respuestas y productos para una persona, grupo u organización que valorará el trabajo terminado.

Solución: poner una cara a la audiencia. Haga que el trabajo de los estudiantes sea realmente público. Dayna Laur, autora de varios libros sobre la implementación del ABP, dice: “Utilice expertos para diseñar desafíos y proporcionar comentarios a los estudiantes.”

Invite a personas a decir a los estudiantes cuán  importante será la búsqueda de soluciones o ideas para esa persona u organización. Reunirse cara a cara o virtualmente tiene el poderoso efecto de dar al trabajo de los estudiantes un propósito mucho más amplio y real. Puede traer expertos o personas afectadas por un problema que los estudiantes están explorando, o concertar vídeo llamadas para este propósito. Guíe a los estudiantes a verse a sí mismos trabajando como si fueran de la profesión para que sus prácticas estén auténticamente conectadas.

Si es posible, invite a estos expertos a escuchar, en persona o por medio de reuniones de vídeo, los informes de progreso de los estudiantes y dar sus comentarios, y luego pida a los estudiantes que cierren el proyecto con una presentación o publicación para una audiencia externa.

LOS ESTUDIANTES NO ESTÁN ACOSTUMBRADOS AL APRENDIZAJE ACTIVO

Muchos estudiantes se sienten como participantes pasivos en su educación, y muchas experiencias educativas los llevan a eso, por lo que los docentes que desean establecer experiencias ABP poderosas primero deben guiar a los estudiantes para que lideren su aprendizaje.

Solución: Incluya la voz del estudiante por encima de todo. Las personas sienten que poseen su aprendizaje cuando toman decisiones sobre qué y cómo están aprendiendo. Dar opciones de participación al estudiante es un punto de partida, no la solución final. Las participaciones de los estudiantes deben ser diseñadas por el profesor. Una vez que los estudiantes diseñan sus propias elecciones dentro de la estructura de ABP, tendrán más confianza en expresarse verdaderamente.

Aquí hay algunas formas de potenciar la voz del estudiante:

  • Proporcione criterios de evaluación y deje el formato del producto abierto, para que los estudiantes puedan elegir, por ejemplo, hacer un cortometraje o producir un boletín informativo o escribir un ensayo tradicional; cualquier producto que cumpla con los criterios está bien.
  • Use estrategias que les permitan a los estudiantes liderar la actividad de aprendizaje, como Chalk Talks (charla de tiza), que es una discusión silenciosa que puede hacerse en un papelote o pizarra o también podría utilizar la estrategia Save the Last Word for Me (guarda la última palabra para mi), una estrategia de discusión para comprensión de textos en grupos pequeños.
  • Haga que los estudiantes establezcan normas sobre el comportamiento en el aula. Luego capacítelos para monitorearse y apoyarse mutuamente.

La implementación de estas tres soluciones compromete a sus estudiantes, lo que resulta en una experiencia de aprendizaje poderosa y auténtica cuando emprenden un ABP.

Wilber Condori Mamani (95 Posts)

Bloguero de "yachachiq.pe" seguidor de recursos TICs aplicados al campo educativo.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.